Casa arquidiocesana "María de la Altagracia"

Centro Internacional, Santo Domingo
Casa SD

 

 

La historia de la casa Arquidiocesana se remonta a los 90 años del siglo pasado. El autor del proyecto de construcción es Kiko Argüello, pintor español y co-iniciador del Camino Neocatecumenal. La construcción del sitio, en colaboración con el obispo de Santo Domingo, el cardenal Rodrigo López duró 18 años. El centro consta de cuatro casas de formación, una iglesia, un comedor independiente, así como instalaciones de formación (salas de conferencias) e instalaciones de ocio (piscina) y un cementerio. Las capillas adicionales son numerosas: incluso hay una capilla de la adoración perpetua del Santísimo Sacramento. El conjunto se encuentra en los terrenos de un gran parque. De 500 a 600 personas pueden quedarse allí a la vez.

El terreno para la construcción de este Centro de formación fue ofrecido por Joaquín Balaguer, entonces presidente de la República Dominicana, los recursos materiales para su construcción habiendo sido llevados por los miembros del Camino Neocatecumenal. Hay que señalar que en la República Dominicana hay casi mil comunidades de este tipo de compromiso en la iglesia. Casi 300 000 personas profundizan su fe.

El objetivo de la Casa Arquidiocesana no es solo la formación cristiana de los simpatizantes del Camino Neocatecumenal. El Centro sirve a los fieles de las parroquias en toda la República Dominicana, así como a varios grupos profesionales, por ejemplo, maestros, que se abren al mismo tiempo a la colaboración con las administraciones locales. Las reuniones regulares de la Conferencia Episcopal Dominicana también se organizan en el sitio. El servicio en la casa es proporcionado por laicos, especialmente vírgenes consagradas y voluntarios.

El acompañamiento espiritual es proporcionado por sacerdotes, el rector y un consejero espiritual.

Padre Roman Chromy

 

Para descargar este documento al formato PDF, haga clic en el icono logpdf