EDITORIAL

 

La novena reunión internacional, que se lleva a cabo reglamentariamente cada cuatro años, se celebró en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, y reunió a unos 40 líderes nacionales e intercontinentales alrededor de la junta ejecutiva.

El tema de este encuentro "Los ancianos, actores de la evangelización en una sociedad multigeneracional y multicultural” fue elegido por el Comité Directivo en sesión en Lisieux en mayo de 2017.

De un encuentro a otro, sin lugar a dudas, hay una cierta continuidad: ¡el Espíritu está obrando!

Invitados a profundizar nuestro papel como testigos (2010 Testigos en un mundo en crisis), a asumir los desafíos de una nueva civilización (2014 Personas mayores en un mundo cambiante) vamos un paso más allá, siendo "actores de la evangelización". " debemos actuar para compartir el tesoro de la fe, de manera que se tengan en cuenta los desarrollos que han dado forma a una "sociedad multigeneracional y multicultural".

Este hilo conductor, nuestros oradores, Mons. Maupu, Profesor Minaya, Mons. Benito, lo declinaron cada uno según su responsabilidad o su cultura. Este boletín le devuelve la esencia de su mensaje; Los invito a consultar el sitio web de VAI: sus intervenciones se presentan en su totalidad.               

El Papa nos sigue recordando la misión de evangelización que nos ha sido conferido en nuestro bautismo: seamos "una Iglesia a la salida", comprometámonos "para que los valores del Evangelio penetren en las realidades económicas, sociales y políticas de nuestro mundo "(EG 122). VAI, ¿no es este el camino por el cual, en un cierto número de países, los ancianos se comprometen a "cambiar el mundo"? En el discurso del Dr. Scelzo, encontrarán una pista para esta transformación del mundo: transmitiendo, con entusiasmo, el pensamiento del Papa Francisco nos invita a cambiar la forma en que nuestros contemporáneos miran la vejez y a actuar para que las personas mayores tienen su lugar pleno en la sociedad y en la Iglesia y se convierten para ellos en un recurso moral y espiritual.

"Ser actores de la evangelización en nuestro mundo ..." es estar convencido de la relevancia del mensaje del Evangelio para el mundo de hoy; sepamos, con la alegría del discípulo y el apóstol felices de colaborar en la obra del Maestro, dar cuenta de la novedad del Evangelio, permanente y, me atrevo a decir, revolucionario.

 

Monique Bodhuin