Semen est sanguis christianorum

El terrorismo abunda en todo el mundo; las iglesias mismas no son respetadas por los asesinos. El padre Roman nos ayuda a dar un paso atrás y dar un aspecto cristiano a estos tristes acontecimientos. 

Con profunda tristeza nos hemos enterado de los ataques terroristas que han tenido lugar en las últimas semanas en Niza (Francia) y Viena (Austria). Nuestro dolor es tanto mayor cuanto que estos horribles actos de violencia han afectado, entre otros, a personas comprometidas con la religión que trabajan diariamente en una comunidad parroquial. Inmediatamente después de estos dramáticos acontecimientos, habló la jerarquía de la Iglesia. El obispo André Marceau, de Niza, instó a los fieles a la conversión personal y al perdón. Monseñor Jean-Louis Balsa (de la Diócesis de Viviers), nativo de la Diócesis de Niza, pidió en uno de los periódicos locales que el ataque en la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción de Niza no se asociara únicamente con la confrontación religiosa entre el Islam y el cristianismo. Subrayó que los actos terroristas son más bien una expresión de un choque entre seguidores del islamismo radical y la cultura secularizada del mundo moderno. Por último, el cardenal de Viena, Monseñor Christophe Schonborn, en un servicio de oración en la catedral de San Esteban, invitó a todas las personas de buena voluntad a hacer gestos de solidaridad.

No cabe duda de que el terrorismo que amenaza, hiere y mata indiscriminadamente, genera miedo, pánico y pesimismo. Además, está en profunda contradicción con la justicia y el amor entre los hombres (cf. Catecismo de la Iglesia católica, 2297). Entonces, ¿cómo deben responder los cristianos a los actos de violencia que a menudo les afectan directamente? El Papa Francisco, en la encíclica Fratelli tutti, recientemente publicada, nos invita a "descubrir espacios donde podamos discutir y actuar juntos por el bien común y la promoción de los más pobres".  También recuerda que se invita a los fieles de la Iglesia católica a volver a sus raíces para centrarse en lo esencial: " la adoración a Dios y el amor al prójimo, de manera que algunos aspectos de nuestras doctrinas, fuera de su contexto, no terminen alimentando formas de desprecio, odio, xenofobia, negación del otro. La verdad es que la violencia no encuentra fundamento en las convicciones religiosas fundamentales sino en sus deformaciones. "(Fratelli tutti, 282)

Si nos fijamos en la actitud personal del corazón hacia otra persona, tenéis que prestar atención a otros dos temas.  En primer lugar, siguiendo el pensamiento del Santo Padre, al evaluar la situación actual en el mundo, debemos recordar las complejas causas del terrorismo, incluidas las malas políticas de los Estados"vinculados al hambre, la pobreza, la injusticia, la opresión y la arrogancia" (Fratelli tutti, 283). Y, como discípulos del Evangelio de Cristo, recordemos que a lo largo de los siglos, "la sangre de los mártires se ha convertido en la semilla de los cristianos"(Santo Tertuliano).

Padre Roman Chromy

Asesor espiritual para la coordinación de VAI en Europa